Montserrat Figueras

 

Canta Montserrat Figueras.

 

POR QUÉ LLORAX BLANCA NIÑA

 

Por qué llorax blanca niña,

Por qué llorax blanca flor?

- Lloro por vos cavallero,

Que vos vax e me dexáx.

Me dexáx niña e muchacha,

Chica e de poca edad.

Tengo niños chiquiticos,

Lloran e demandan pan.

Si demandan al su padre,

Qué repuesta les vo a dar?

Metió la mano en su pecho,

Cien dovlones le fue a dar.

Esto para qué m'abasta,

Para vino o para pan?

Si esto no vos abasta,

Ya tenéx d'onde tomar.

Venderéx viñas y campos,

Media parte de la civdad.

Venderéx viñas y campos,

De la parte de la mar.

Vos asperaréx a los siete,

Si no, a los ocho vos cazáx.

Tomaréx un mancevico,

Que paresca tal y cual.

Que se vista las mis ropas,

Sin sudar y sin manchar.

Esto que sintió su madre,

Maldición le fue a echar.

"Todas las naves del mundo,

Vayan y bolten con paz.

Y la nave del mi hijo,

Vaya y no abolte jamás."

Pasó tiempo e vino tiempo,

Descariño le fue a dar.

Asentada en la ventana,

La que da para la mar.

Vido venir navezica,

Navegando por la mar.

Así biva el Capitán,

Que me diga la verdad.

Si veriáx al mi hijo,

Al mi hijo caronal?

Ya lo vide a su hijo,

Al su hijo caronal.

Echado en aquellos campos,

La tierra tenía por cama,

Y el cielo por cuvierta.

Tres buracos él tenía,

Por el uno le entra el aire,

Por el otro le entra el sol.

Y por el mas chico de ellos,

Le entra sale el lunar.

Esto que sintio su madre,

A la mar se fue a echar.

No vós echéx la mi madre,

Que yo so tu hijo caronal.

Ya se bezan y se abrasan,

Ya se van a paséar.

 

[Por qué llorax blanca niña, um romance sefardita de Sarajevo, do séc. XVI, já influenciado pela poesia narrativa dos Balcãs. Montserrat Figueras - canto, Pedro Memelsdorff - flauta, Andrew Lawrence-King - arpa doppia, Jordi Savall - viola, Pedro Estevan - percussão. De um CD duplo de 1999, Diáspora Sefardí, do Hespèrion XXI, com Montserrat Figueras. Quando, ontem, me contaram do falecimento da soprano, foi desta interpretação que me recordei.]

publicado por Carlos Botelho às 01:59 | partilhar